Comer pistachos con cáscara ayuda a reducir la cantidad de calorías

Un estudio ha registrado una reducción del 41% en el consumo de calorías en las personas que ingirieron pistachos con cáscara

Tras un informe realizado a partir de diferentes estudios médicos, pone de relieve los beneficios del pistacho en nuestra salud en general, dentro de una dieta equilibrada. La investigación, encabezada por la Dra. Mònica Bulló, profesora de Nutrición Humana en la Universidad Rovira i Virgili (URV), sugiere que favorecen a una buena salud cardiovascular, y podrían contribuir a la disminución de nuestro peso.

Una de las variables más importantes en el control de peso es la saciedad, es decir, la sensación de estar lleno después de comer. Los investigadores observaron que los participantes ingerían una menor cantidad de calorías y que experimentaban una mayor sensación de saciedad, tras consumir los pistachos si ellos mismos les sacaban la cáscara, que si ingerían el fruto previamente pelado. ¿Por qué? El gesto de pelarlos retrasa el acto de comer; y, además, porque el efecto visual que provoca la montaña de cáscaras sirve como señal que el cerebro envía para dejar de comer.

De hecho, el primer grupo de control donde las cáscaras permanecieron visibles durante todo el día, ingirió un total de 216 calorías; frente al grupo al que fueron retiradas las cáscaras cada dos horas, cuyo consumo medio fue de 264 calorías.

Pelar pistachos reduce la ingesta de calorías

Otro estudio realizado por la Eastern Illinois University comparó el consumo de pistachos con cáscara y sin cáscara, y también observó una reducción del 41% en la ingesta de calorías en los individuos que comieron pistachos con cáscara. El estudio se centró en proveer a un grupo de personas 450 gr. de pistachos, y cada individuo cogía un puñado, que era pesado y registrado para realizar el estudio.

Las personas que comieron pistachos con cáscara, ingirieron un total de 125 calorías de media. Frente a los sujetos que consumieron pistachos sin cáscara, que ingirieron una media de 211 calorías. De este modo, se volvió a concluir la diferenciación calórica, dependiendo de si consumían los pistachos con o sin cáscara.