Los pistachos: fuente de antioxidantes

Para la doctora Nieves Palacios, los antioxidantes son necesarios para una vida sana y se encuentran en la dieta Mediterránea y en frutos secos

Cuando respiramos inhalamos oxígeno, molécula esencial que pasa del aire de los pulmones a los glóbulos rojos en la sangre. Éstos son los encargados de transportar el oxígeno a cada célula de nuestro cuerpo. Según la Doctora Palacios, “La oxidación es un proceso sin el cual no se puede vivir, pero que genera radicales libres, que son átomos con un número impar de electrones o que tienen un electrón libre”. Los radicales libres en grandes proporciones pueden provocar efectos negativos para la salud. En definitiva, “el oxígeno, que es imprescindible para la vida, puede ser también fuente de enfermedad a través de una producción incontrolada de radicales libres de oxígeno (RLO) que dañan las macromoléculas y alteran los procesos celulares”, asegura la Doctora.

Durante la actividad física se incrementa notablemente la producción de radicales libres y, por lo tanto, el requerimiento de defensas antioxidantes es mayor. Se ha demostrado que la realización de ejercicio físico de carácter ligero a moderado estimula la actividad de las enzimas antioxidantes, lo que podría considerarse como un proceso defensivo de las células sobre el estrés oxidativo. Sin embargo, cuando se realiza ejercicio a gran intensidad y durante tiempo prolongado “las defensas pueden ser superadas por los radicales libres. Por ello, la utilización de sustancias antioxidantes -como los frutos secos-, ayudan a disminuir dicho exceso y pueden contribuir a mejorar su salud a largo plazo”, explica Palacios.

Según la doctora Nieves Palacios, “la recomendación de llevar un estilo de vida sano, con la realización de ejercicio físico regular y a una intensidad adecuada, y seguir un tipo de alimentación basado en los productos de la dieta mediterránea -rica en antioxidantes- parece ser eficaz para reducir ciertas patologías”.