Los pistachos reducen el riesgo de sufrir enfermedades cardíacas

Las personas que siguen un patrón de dieta mediterránea y que semanalmente consumen más de tres porciones de frutos secos, entre ellos los pistachos, presentan un 39% menos de riesgo de mortalidad

Con motivo del Día Mundial del Corazón, este viernes 29 de septiembre, y para sensibilizar sobre los beneficios de los frutos secos American PistachioGrowers da a conocer la importancia del consumo regular de frutos secos para cuidar el corazón. El estudio PREDIMED, publicado en el New EnglandJournal of Medicine, sugiere que comer frutos secos, dentro de una dieta mediterránea, reduce significativamente los riesgos de sufrir enfermedades cardíacas. En concreto, concluye que las personas que, semanalmente, siguen una dieta mediterránea con 28 g de frutos secos al día (49 pistachos) o 50 g/día de aceite de oliva, presentan una reducción del riesgo del 30% de sufrir enfermedades del corazón, en comparación con los individuos que se les aconsejó disminuir la ingesta de grasas de la dieta.

En el Día Mundial del Corazón se exponen las razones por las que los frutos secos y el pistacho, en particular, ayudan a mantener un corazón sano, debido a su contenido en grasas saludables y el gran número de vitaminas, minerales y otros nutrientes. El corazón es un órgano muy importante que bombea continuamente sangre rica en oxígeno por todo el cuerpo. Los pistachos, al ser ricos en tiamina, contribuyen a la función normal del corazón. Son una fuente de magnesio que contribuye a una función muscular normal; y una fuente de hierro que contribuye al transporte normal de oxígeno por todo el cuerpo y que colabora en la formación de glóbulos rojos.Incluir una ración diaria de frutos secos, como los pistachos,en la dieta mediterránea,puede ayudar a prevenir el riesgo de padecer enfermedades del corazón.

5 beneficios del pistacho para un corazón de hierro

1. Reducen los niveles de colesterol
Los pistachos son particularmente ricos en grasas monoinsaturadas y grasas insaturadas, incluyendo ácido oleico y ácido linoleico. En la dieta, sustituir las grasas saturadas por las insaturadas contribuye a mantener los niveles normales de colesterol en sangre.

2. Aumentan los antioxidantes en sangre y disminuyen el colesterol LDL oxidado
Comer pistachos aumenta los niveles de antioxidantes en la sangre, como la luteína y el gamma-tocoferol; y reduce los niveles del colesterol LDL (malo) en sangre, que son un factor de riesgo de las enfermedades cardiovasculares. Además, los pistachos son una alta fuente de cobre, manganeso, selenio, zinc, riboflavina y vitamina E, nutrientes antioxidantes que ayudan a proteger las células del estrés oxidativo.

3. Incrementan los niveles de fitosteroles en sangre
Los fitosteroles son sustancias derivadas de las plantas que reducen los niveles de colesterol en sangre al interferir en la absorción del colesterol. Los pistachos tienen los niveles más altos de fitosteroles de todos los frutos secos, proporcionando 214 mg/100 g.

4. Proporcionan propiedades antiinflamatorias beneficiosas

5. Los nutrientes contribuyen a una correcta oxigenación de la sangre en el cuerpo
La presión arterial alta también constituye un factor de riesgo para las enfermedades cardiovasculares. Siendo el pistacho una alta fuente de potasio que contribuye al mantenimiento de la presión arterial normal. Además del hierro que favorece el transporte de oxígeno y la formación de glóbulos rojos, otros nutrientes presentes en los pistachos ayudan a la formación y al mantenimiento de los niveles de hierro – riboflavina en la sangre; el cobre junto al hierro contribuyen a transportar oxígeno a todo el cuerpo. El ácido fólico y las vitaminas B6 de los pistachos ayudan a la formación normal de la sangre, y al mantenimiento de la riboflavina, sin olvidarnos de la vitamina K imprescindible en la coagulación normal de la sangre.