Historia

Orígenes del pistacho

El árbol del pistacho ha crecido en el Oriente Medio durante miles de años. Los pistachos siempre han sido un manjar deseado en esta región. Los pistachos se mencionan en el Antiguo Testamento (Génesis 43:11).

En Persia (Irán en la actualidad), el comercio y la propiedad de arboledas de pistacho significaban riqueza y alto estatus. Según la leyenda, los pistachos eran uno de los alimentos favoritos de la Reina de Saba, que pedía que toda la producción de su tierra fuera para ella y su corte. Con las conquistas de Alejandro Magno (334-323 AC), el fruto seco llegó a Grecia. Más tarde, bajo el régimen del emperador romano Tiberio (siglo I AC), el fruto seco se introdujo también en Italia y España.

 
  • Productos comercializados entre Oriente y Europa

    La zona de cultivo del pistacho se amplió con la expansión del Islam y el consecuente crecimiento árabe. El comercio en el Levante se vio ampliado junto con las Cruzadas durante la Edad Media. Principalmente, la República de Venecia cerró acuerdos comerciales con Siria, una de las principales áreas de cultivo del pistacho. Estos productos llegaron al norte y al centro de Italia a través de las rutas comerciales marinas.

    Los pistachos cruzan los Alpes

    Al norte de los Alpes, el pistacho permaneció ignorado durante mucho tiempo. Al llegar a Europa Central, se lo conocía como el "fruto del penique latino" ya que su introducción se produjo a través de las rutas comerciales de Italia por los pasos alpinos.
    Mientras que en Italia el pistacho se comenzó a utilizar desde el principio como condimento en distintos platos, al norte de los Alpes, su uso inicial fue principalmente el de caro aditivo en los productos de repostería. El pistacho pasó de verse como un costoso producto para repostería a un aperitivo popular después de la Segunda Guerra Mundial.

    La evolución histórica de los pistachos americanos

    Durante los años 1880, los pistachos importados fueron ganando popularidad, principalmente entre los inmigrantes de Oriente Medio. La distribución de pistachos fue aumentando gracias a las máquinas expendedoras instaladas en las estaciones de metro, en los bares, restaurantes y otras ubicaciones comunes. "A dozen for a nickel" (Una docena por una moneda de 5 centavos) se convirtió en un eslogan muy conocido.

  • En la búsqueda del pistacho perfecto para Estados Unidos

    Se reconoció que el Valle Central de California, debido a la fertilidad de su suelo, así como a su clima cálido y seco con inviernos moderadamente fríos, ofrecía las condiciones de cultivo ideales para el fruto seco. En 1929, el botánico estadounidense William E. Whitehouse realizó un viaje a Persia (el Irán actual) para recopilar pistachos. Esta búsqueda finalizó en 1930, cuando volvió a los Estados Unidos con una colección de unos 10 kg de frutos secos seleccionados individualmente.

    Al cabo de un año, se plantaron los primeros terrenos de prueba. Sin embargo, los árboles del pistacho necesitan entre 7 y 10 años para madurar, así que no fue sino una década después cuando Whitehouse supo lo que había reunido.

    De todos los frutos secos que Whitehouse recogió, solo uno resultó ser útil. Desafortunadamente, nunca vio el árbol desde el que se originó. Había recogido el fruto seco de una pila de frutos secos que se estaban secando en el campo de la familia Agah, que eran unos productores destacados de pistacho en el altiplano central de Irán. Whitehouse nombró al árbol "Kerman" en honor a la ciudad homónima famosa por su elaboración de alfombras cerca de Rafsanjan. Los científicos expandieron y reforzaron el Kerman probando brotes hasta obtener variedades mejoradas de portainjertos.

    Después de muchos años de experimentos, el concepto de la industria del pistacho americano se fue haciendo realidad. La noticia sobre el nuevo cultivo se propagó y a lo largo de la década de los 60 fueron surgiendo las plantaciones en toda California y, posteriormente, en Arizona y Nuevo México. A pesar de todo, muchos aspectos del nuevo cultivo continuaron siendo un desafío para estos aventureros estadounidenses. El viento poliniza los pistachos, al contrario que los cultivos polinizados por las abejas. Solo es necesario un árbol macho para polinizar hasta 30 árboles hembra.

  • Cultivo comercial de los pistachos americanos

    La historia de la industria del pistacho estadounidense es una de las más exitosas. Desde la primera cosecha comercial en el año 1976 con 680 toneladas hasta la cosecha récord de 2007 con más de 188,241 toneladas, cada éxito ha superado al anterior.

    Este aumento en la cosecha total se ha visto asimismo reflejado en un aumento de la producción por hectárea, desde la cosecha de 1982 con 1.673 kg por hectárea a la cosecha de 2007 con 4.121 kg por hectárea. Consecuentemente, la industria ha pasado básicamente de una distribución nacional a exportar la mayoría de su producción a países de todo el mundo.

  • La industria del pistacho americano en la actualidad

    En la actualidad, los estados de California, Arizona y Nuevo México representan el cien por cien de la producción del pistacho comercial en EE.UU. California abarca el 98,5% del total con más de 610.000 hectáreas plantadas a lo largo de los 22 condados. Hay 850 productores en los Estados Unidos y el precio de producción anual de los pistachos representa más de 1,16 mil millones de dólares de la economía de California y más de 15 millones de dólares de los estados de Arizona y Nuevo México.

    *Comúnmente definido en agricultura como el valor neto del producto una vez que sale de la granja, después de haber restado los costes de comercialización.